El éxito de Podemos radica en fomentar la ignorancia

EL DIESTRO.- Cuando aparece en los periódicos que Iglesias impartió cursos de formación a funcionarios de CONATEL cogemos con las manos en la masa la actuación de un personaje en pleno acoso y derribo hacial la libertad. CONATEL formaba el órgano oficial cuyo cometido era amordazar y censurar a cualquier medio de comunicación crítico con el sistema venezolano del chavismo. Aterra pensar qué significan la palabras “libertad y democracia” en boca de un personaje con responsabilidad directa en una “ley mordaza” condenada nada menos que por Human Rights Watch y la Comisión Iberoamericana de Derechos Humanos, según indica La Razón en su edición del 12 de marzo de 2017, donde aporta información verdaderamente espeluznante respecto a las actividades de Iglesias. Aterra Podemos según van llegando informaciones contrastadas de lo que han sido ciertos dirigentes en Venezuela, y cualquier demócrata que ame su libertad debe albergar los mismos sentimientos hacia los votantes de Podemos, que o bien están de acuerdo en la implantación de una dictadura totalitaria o bien son unos ignorantes sin remedio que no saben ni lo que votan. Y lo triste sería para los que no saben que para cuando lo supiesen, de llegar Podemos al poder, ya sería demasiado tarde para todos.

Respecto a la libertad, la acción de Pablo Iglesias no fue baladí. Para comprender su gravedad consideremos la importancia de la libertad de prensa en contraste con la ley mordaza contra la prensa en la que estuvo involucrado Pablo Iglesias. Tocqueville, en su magistral obra de imprescindible lectura “La Democracia en América” nos apunta la importancia que dieron los padres de la patria americana a la libertad de prensa. Consideraron indispensable dos cosas: que todo americano aprendiese a leer y que la prensa libre llegase hasta el último rincón del último pueblo americano.

Pues bien, todo dictador odia la prensa libre e intenta controlarla. Recordemos la genial película de John Ford, “El hombre que mató a Liberty Valance” donde un anciano senador del Congreso de los
Estados Unidos (James Stewart) explica a unos periodistas el motivo de su largo viaje en tren para asistir al funeral de su viejo amigo Tom Doniphon (John Wayne). La historia que les explica empieza muchos años antes, cuando era un joven abogado del este que se dirigía en diligencia a un pequeño pueblo del oeste para ejercer la abogacía e imponer la ley en un pueblo gobernado brutalmente por el temido pistolero Liberty Valance (Lee Marvin). Una de las escenas más significativas del film es cuando Liberty junto a sus secuaces destruye el periódico del pequeño pueblo y golpea salvajemente al periodista, a quien dejan por muerto.

Esta obra maestra define con hábil precisión un momento significativo de los Estados Unidos: aquel en el que el salvaje oeste comenzó a perder su condición de territorio sin ley y la civilización entró de la mano de los abogados, decididos a imponer la ley sobre las pistolas. De nuevo aquí, el tipo de sociedad civilizada con ley y prensa libre contrastada con la sociedad incivilizada que preconiza Pablo Iglesias: la brutalidad del Estado sobre la prensa amordazada. Pero antes que los abogados ya había llegado la prensa libre a ese pequeño pueblo perdido en el oeste, donde la única ley la marcan las pistolas y la ley del más fuerte. He aquí la conjunción de la certeza de Tocqueville, quien quedó impresionado por la importancia de los medios y esfuerzos que la nueva nación aportó para que llegara la prensa libre a todos los rincones de los nuevos Estados Unidos, y la importancia de escolarizar a los chicos para que todo ciudadano supiese leer. Para elegir con libertad era imprescindible que el ciudadano estuviese informado con libertad. "El hombre que mató a Liberty Valance" y no "Juego de Tronos" es lo que yo le regalaría a Pablo Iglesias; que se viese reflejado y tomase conciencia de la monstruosidad que ha cometido contra la libertad de los venezolanos contribuyendo a amordazar a la prensa. Y para mejorar su imagen el acoso hacia periodistas de la APM muestran una vez más la vuelta a sus viejas y malas costumbres. Los viejos pistoleros nunca mueren y los Liberty Valance tampoco.
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario