Hay que leer a Tocqueville: texto corto comentado, por @Parnasillo

Alexis de tocqueville cropped.jpg
Tocqueville
Resulta ineludible que quienes aman la libertad han de leer a Tocqueville. Tocqueville es un autor de obligada lectura por la profundidad con la que observó la Democracia Americana, y con ello el único lugar donde la democracia no ha fracasado. Donde se halla en estado más puro. En estos pasajes sobre "el verdadero amor a la libertad" Tocqueville hace dos preguntas muy profundas. La primera tiene que ver con los deseos conflictivos del pueblo francés antes, durante y después de la Revolución de 1789. Por un lado, existía el deseo de libertad política que estaba en conflicto con otro deseo igualmente fuerte de tener un Estado poderoso que Tocqueville creía la causa del fracaso de la Revolución Francesa que llevó a los ciclos de la revolución, la libertad y el despotismo en Francia durante los últimos 60 años (este libro fue publicado en 1856). La segunda pregunta que plantea es de naturaleza más general y tiene que ver con la razón por la que los individuos se sienten atraídos por la libertad en primer lugar. Comienza discutiendo dos justificaciones comunes que la gente da para querer ser libres: el "amor a la independencia" de los tiranos y el deseo de "las ventajas materiales que se adquieren cuando estamos libres de tiranías", pero al final los desecha como simples "beneficios incidentales" de la libertad.

Él cree que el "verdadero amor a la libertad" proviene de una fuente mucho más profunda, es decir, la realización por parte del individuo de que hay "atractivos intrínsecos de la libertad" que tienen su "encanto peculiar". El verdadero amante de la libertad, concluye Tocqueville, Ama "el placer de poder hablar, actuar, respirar sin restricciones, bajo el único gobierno de Dios y las leyes".

A continuación, disfruten de la fuente: disfruten de Tocqueville:

A menudo, me he preguntado cuál fue la fuente de esa pasión por la libertad política que ha inspirado los hechos más grandes de los cuales la humanidad puede presumir. ¿En qué sentimientos se arraigan? ¿De dónde proviene alimento?
Veo claramente que cuando un pueblo está mal gobernado, desea un gobierno propio; Pero este tipo de amor por la independencia se deriva de ciertos males temporales particulares producidos por el despotismo, y nunca es duradero; Muere con el accidente que le dio nacimiento. Lo que parecía ser amor a la libertad resulta ser mero odio a un déspota. Las naciones nacidas de la libertad odian el mal intrínseco de la dependencia.

Tampoco creo que el verdadero amor a la libertad pueda inspirarse en la vista de las ventajas materiales que obtiene, porque no siempre son claramente visibles. Es muy cierto que, a largo plazo, la libertad siempre se rinde a los que saben preservarle el consuelo, la independencia y muchas veces la riqueza; Pero hay momentos en que perturba estas bendiciones por un tiempo, y hay momentos en que su disfrute inmediato solo puede ser asegurado por un despotismo. Aquellos que solo valoran la libertad por su bien nunca la han conservado mucho tiempo.

Son los atractivos intrínsecos de la libertad, su propio encanto peculiar -con independencia de sus beneficios incidentales- que han apoderado tan fuertemente de los grandes campeones de la libertad a lo largo de la historia; Amaron porque amaban el placer de poder hablar, actuar, respirar sin restricciones, bajo el único gobierno de Dios y las leyes. El que busca la libertad para cualquier cosa excepto el yo de la libertad se hace para ser un esclavo.

Algunas naciones persiguen obstinadamente la libertad a través de toda clase de peligros y sufrimientos, no por sus beneficios materiales; Lo consideran tan precioso y esencial una bendición que nada podría consolarlos para su pérdida, mientras que su disfrute les compensaría por todas las posibles aflicciones. Otros, por el contrario, se cansan de ella en medio de la prosperidad; Permiten que se arranquen de ellos sin resistencia en vez de comprometer la comodidad que les ha dado por hacer un esfuerzo. ¿Qué necesitan para permanecer libres? Un gusto por la libertad. No me pidan que analice ese gusto sublime; Solo se puede sentir. Tiene un lugar en cada gran corazón que Dios ha preparado para recibirlo: lo llena y lo inflama. Tratar de explicarlo a las mentes inferiores que nunca han sentido que es perder el tiempo.
Alexis de Tocqueville, The Old Regime and the Revolution, trans John Bonner (New York: Harper & Brothers, 1856). http://oll.libertyfund.org/title/2419/229244/3899348
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario