Esos pijomunistas que se inventan abuelos rojos, el EDITORIAL DEL DIESTRO

Editorial de fin de semana
Voy rebobinando la película de la historia reciente de la que algunos hemos sido testigos, no de la que nos han contado los medios. Es entonces cuando surge una ineludible cuestión sobre el periodo de la Transición: se trata de si la Constitución y  las autonomías se inventaron con la suficiente buena intención, o bajo la sombra de oscuros intereses; si esa Transición tuvieron objetivos leales o desleales para con los ciudadanos; o bien si hubo un poco de todo en una especie de río revuelto donde pescaron hombres honestos y también los más sinvergüenzas.

Nos vendieron oficialmente que la Transición había sido fruto de un ejemplar acto de reconciliación. Una reconciliación necesaria ante el mundo, y, especialmente, necesaria para los mismos españoles por el peor fracaso en el que puede caer una sociedad – una guerra civil -.

Básicamente se trataba de que los vencedores sacrificarían generosamente su victoria en aras de un nuevo futuro democrático y los vencidos sacrificarían sus pretensiones, aspiraciones, y ¿por qué no? sus ansias de revancha. Pero los acontecimientos del último decenio me demuestran que ni siquiera la pócima del tiempo ha logrado cicatrizar las heridas… Para ello hemos sufrido la Ley de Memoria Histórica que un nefasto personaje, como Zapatero, impuso para gozo de siniestros revanchistas que se han unido al carro desde las filas de la izquierda más radical y del mismo fascismo de partidos arribistas disfrazados de izquierda. En estos momento nuevos oportunistas con el revanchismo como una pieza del motor de su populismo se han unido a la orgía de un vergonzoso revanchismo maniqueo.

La triste verdad es que esa parte del plan de la Transición, que apuntaba a la conciliación nacional por la Guerra civil, ha fracasado también gracias a la corrupción financiera institucionalizada que tuvo lugar desde el principio de la Transición, y a la puntilla que le propinó la política de Zapatero y la falta de determinación y agallas del líder de la derecha para poner en su sitio a los nacionalismos

Paradójicamente, la conciliación no ha fracasado por quienes de verdad sí participaron en la contienda, cuyo mayor temor es que se repitiesen los luctuosos acontecimientos que tuvieron lugar tanto durante la guerra como la posguerra. Son los nietos o bisnietos de aquellos que sí participaron en la contienda civil quienes creen, los muy imbéciles, que de haber estado ellos en esa guerra la República hubiese ganado de calle, y ahora formarían parte de élites sociales de ese orden que jamás ocurrió, y esperemos que jamás tenga lugar. No se dan cuenta, los muy ignorantes, que aunque hubiesen ganado por estar ellos en las batallas contra Franco habría fracasado igual que fracasó el experimento socialista en todo el mundo con la caída del muro y la desintegración de la URSS. O puede que no sean tan ignorantes, y simplemente sean unos vagos y maleantes dispuestos a pescar en río revuelto.

Esos biznietos de vida regalada, los pijomunistas, que a veces se inventan abuelos rojos víctimas de la contienda no solo inventan un pasado que les es completamente ajeno sino que quieren pasar de vivir de ninis a costa de los padres a vivir de ninis a costa de la política.

Bien, pues si como sociedad civil queremos sobrevivir a toda esta panda de golfos y sinvergüenzas que se ha sumado al festín del despiece de España y las riquezas que se consiguieron a costa de tanta sangre, sudor y lágrimas solo tenemos un camino: representación de la sociedad civil desde el origen de la sociedad civil y separación de poderes que potencie un control ciudadano muy eficiente de los políticos y su gestión. Creo que estas deberían ser las reglas básicas cuyo acuerdo estaríamos todos los ciudadanos dispuestos a aceptar a estas alturas de la película, fueran cuales fueran nuestras ideas: no hay duda que la Democracia de verdad unificaría a España y reduciría exponencialmente el número de delincuentes y mafias sin castigo (los Pujol, ERES, Convergencia...) el gasto en política, ONG y fundaciones oportunistas o sedicionistas, empresas estatales inútiles, monopolios como el de los estibadores, duplicidades y la corrupción generalizada como sistema.
Si lo que se diseñó durante la transición fue un plan de futuro para todos los españoles esta sociedad está al borde del fracaso. Solo falta un pequeño empujón hacia el lado del abismo para que nos precipitemos en caída libre y sin paracaídas hacia una dictadura fascista disfrazada de socialismo tipo bolivariano; o bien, podemos optar por un esfuerzo colectivo en sentido contrario todos a una como en Fuente Ovejuna. La opción es nuestra.

Ese rescate colectivo nunca debería ser fruto de experimentos federalistas, que instaurarían a perpetuidad nuestros viejos problemas de despilfarro y corrupción institucionalizada en las fallidas autonomías - ya tenemos la experiencia, no gracias -. Si nos engañan la primera vez es culpa del que miente, pero si nos vuelven a engañar ya seríamos nosotros los únicos responsables.

Claro está, que si por el contrario no vivo de mi talento y en cambio sí de la subvención, de las instituciones por virtud de un carné político, y me revuelco en mi mediocridad; evidentemente continuaré reclamando un federalismo, sedicionismo, o secesionismo del tipo que sea; y la subsiguiente perpetuación del sistema actual de prebendas y castas.

Por el contrario, el sentido común nos dicta que la solución que nos interesa a los que vivimos de nuestro talento o esfuerzo pasa inevitablemente por instaurar una democracia de verdad, y reorganizar lo que tenemos logrado hasta ahora porque la gravedad de la situación así lo requiere - desmantelar las autonomías, unificar nuestra nación y consensuar un nuevo pacto organizativo más eficiente y barato refrendado por todos los españoles tras un periodo libre constituyente, tras el cual surgiese una Constitución que solo recogiese las normas, el reglamento para la separación de poderes enfrentados y la auténtica representación del ciudadano.

El Artículo 16 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 dice claramente que sin separación de poderes no existe constitución. Según el jurista D. A. G. Trevijano nuestra Constitución carece de normativa respecto a la separación de poderes, ergo se limita a ser una ley fundamental de partidos políticos. Con ello queda contestada la duda que nos surgía al principio de este artículo sobre las verdaderas intenciones con la que se diseñó la Transición. De ahí el fracaso descomunal que estamos viviendo.








Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario