La reinona y el autobús





H. Tertsch.- El magistrado de Instrucción número 42 de Madrid vio indicios de delito por menosprecio. Y una voluntad de agresión y ofensa a un colectivo. Seguro que hubo españoles alborozados al escucharlo. Por fin alguien iba a intervenir para proteger de tanta agresión y ofensa gratuita a los católicos. Porque para muchos resulta desde hace tiempo ya más que indignante que haya dos comunidades en España a las que se ofende, agrede, insulta de forma sistemática e impune como si fuera una necesidad que además las víctimas debieran aceptar de buen grado. Los colectivos agredidos son los católicos en toda España y los españoles constitucionalistas en Cataluña. 

Este mismo martes constitucionalistas catalanes en Madrid habían exigido al Gobierno de la Nación que actúe en Cataluña como es su deber y le dicta su juramento. Para defender los derechos de los españoles que son pisoteados por instituciones tomadas por los separatistas. A la misma hora, el gobierno y los separatistas ofrecían en Barcelona unos gestos de complicidad que no prometían mucha contundencia en la defensa de la ley. Pero volviendo a la otra vana ilusión. Seguro que hubo españoles que pensaron que al fin alguien iba a pedir respeto para la religión mayoritaria en España tras la insufrible ofensa a los católicos en el carnaval de Las Palmas, apartado reinonas o DragQueens, la gratuita burla de Cristo, la Virgen, las figuras y símbolos más sagrados del cristianismo. Pero no. Ni hablar. Se equivocaban. Ni el magistrado del 42 ni nadie iba a actuar contra el menosprecio y la ofensa a millones de creyentes. El juez perseguía algo muy distinto. Dictaba la inmovilización de un autobús color butano por rótulos que, según dice, ofenden a un colectivo transexual.

El hecho de que, desde hace dos días, la noticia más comentada haya sido la persecución política, mediática y policial de ese autobús podría hacer pensar que nuestro país no tiene problemas. Hay muchos. Entre ellos no está el dilucidar si hay niñas con pene y niños con vulva. Ni que los niños tengan pene y las niñas vulva, como afirma el bus. Y, sin embargo, sí es ya un grave problema de España la diferente valoración, aceptación y trato legal a una afirmación y a otra. Porque una vez más queda claro que la existencia de dos varas de medir. La hay para todo, desde los delitos a los chistes, a las palabras, gestos, conductas o gustos o ideas. 

Estas varas de medir las blandea el mundo mediático español controlado por fuerzas izquierdistas y separatistas. gracias a la acción incansable en este sentido del actual gobierno. Una vara es la que con infinita comprensión y magnanimidad entiende, asume y defiende todo lo que proceda de los sectores ideológicos de la izquierda, incluidos sus comandos ideológicos especiales que son el feminismo, la ideología de género, el ecorradicalismo, el animalismo y el LGTBismo. La otra vara es la que con rigor e ira furiosa critica, ataca, castiga, reprime y amonesta en los sectores de la sociedad opuestos a la izquierda. Unos pueden decirlo y hacerlo todo. Los otros están en permanente sospecha. Las mentiras históricas de unos son intocables y pretenden ser protegidas por ley. Las verdades que dejan sus mentiras en evidencia son perseguidas. 

Gracias a leyes que promulga la izquierda y mantienen quienes gobiernan gracias al voto de la derecha estamos en un proceso de rápida criminalización de quienes entran en colisión con ese rodillo político- cultural izquierdista y su eficaz arma del movimiento LGTBI. Estamos ante una grave ofensiva contra las libertades en España. Y sabemos quién las ataca. No sabemos quién las defiende.

Vía Alerta Digital
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario