#DecíamosAyer: Varón y heterosexual, yo vendo poco. Por @jsobrevive



Si, lo tengo que reconocer, debo salir del armario y confesarlo. Soy un hombre blanco, heterosexual y de derechas, soy, en la sociedad actual, una persona no demasiado bien vista. ¿Y por qué no soy una persona demasiado bien vista? Porque en esta sociedad en la que nos ha tocado vivir existe algo, que si está bien visto, y que se está practicando de una forma cada vez más generalizada y que puede acabar convirtiéndose, de hecho yo creo que ya lo es, en algo muy peligroso: la discriminación positiva.


Ser hombre es ser culpable de entrada en cualquier problema con tu mujer o tu pareja. El otro día escuché a un psicólogo por la radio advertir del enorme aumento de suicidios por parte de hombres divorciados que lo habían perdido todo (esposa, hijos, casa y trabajo) y que tenían que acabar viviendo en casa de sus padres completamente solos y abandonados. Alto, antes de que alguien ponga el grito en el cielo, esto no quiere decir que yo justifique en absoluto el maltrato a la mujer ni la violencia contra ellas, creo que el maltrato al hombre, tanto físico como psicológico, también existe y a la sociedad en general le importa directamente un bledo lo que pueda ser del hombre maltratado. El psicólogo puso un ejemplo de un hombre que había grabado con el móvil los continuos golpes propinados por su ex mujer y al presentar la grabación ante una juez, esta le pregunto: "¿que la había hecho usted para que ella se pusiera así?" Increíble el número de hombres que pasan una o dos noches encerrados por denuncias falsas, todo el mundo calla ante eso.


Soy heterosexual, que le voy a hacer, me gustan las mujeres no puedo evitarlo. Ya, ya se que ahora está de moda ser homosexual, que es lo que está bien visto pero esto es lo que hay. Ni tengo nada contra los homosexuales, ni me molestan, ni siquiera me parece mal, pero tampoco me parece bien como se ensalza ahora la homosexualidad como si fuera lo mejor del mundo, es más, no entiendo por qué alguien tiene que confesar públicamente cuál es su preferencia sexual, me parece absurdo y que entra dentro de la privacidad de cualquier persona. Se ha aprobado una ley recientemente en Galicia que impone la ideología de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales. Yo no tenía ni puñetera idea de lo que era ser intersexual, palabro nuevo de nuestro vocabulario políticamente correcto, pero resulta que son las personas que son hermafroditas. Plas, plas, aplaudo, pero ¿era realmente necesaria una cosa así? Yo creo que no, es más me parece algo demagógico, populista y ridículo y además completamente innecesario.


Fantástico, que sigan con esta suerte de discriminación positiva mientras los imbéciles y los ridículos dan palmas con las orejas. Mientras tanto, y por otro lado, las familias numerosas son abandonadas a su suerte sin ningún tipo de ayuda. La única solución para un embarazo no deseado será el aborto y no la adopción. Muchos ancianos morirán completamente solos y deprimidos sin que el estado haga nada por ayudarles. Las familias que tengan a alguno de sus miembros dependiente ya se pueden preparar porque eso no le importa a casi nadie, no vende.


Mientras los diferentes gobiernos autonómicos y centrales se dedican a legislar para minorías, única y exclusivamente para minorías que gritan mucho, se seguirá jugando al despiste. A ese despiste en el que parece que hacen algo y no hacen nada, al despiste del populismo que tanto agrada a muchos y al despiste de no enterarnos de las cosas importantes, en las que no hacen nada, y las menos importantes a las que dan mucho bombo y platillo, pero que sirven para muy poco, o mejor, para muy pocos.


Que conste en acta, que aunque lo repita mucho seguro que va a haber algún despistado. Ni soy machista, ni soy racista, ni soy homófobo, ni nada parecido. Intento ser racional y además no me gusta que nadie intente manipularme.

Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario