TOTALITARISMOS: un terror que no es de una película, por @Parnasillo

No es lo mismo el terror de una tiranía del pasado que el se ha dado en los sistemas totalitarios modernos. En el pasado, los tiranos utilizaron el terror como arma para atemorizar, esclavizar; y sobre todo, someter a sus oponentes. Veremos como la diferencia estriba en esta última palabra: “oponentes”.
Bayeux Tapestry Soldados incendiando hogares
Según la Historia Ecclesiastica de Orderic Vitalis i, el historiador Orderic relata algo muy significativo acerca de un moribundo y arrepentido rey medieval tirano y brutal como todos. Así, Guillermo el Conquistador confesaría en su lecho de muerte:
"I treated the native inhabitants of the kingdom with unreasonable severity, cruelly oppressed high and low, unjustly disinherited many, and caused the death of thousands by starvation and war, especially in Yorkshire....In mad fury I descended on the English of the north like a raging lion, and ordered that their homes and crops with all their equipment and furnishings should be burnt at once and their great flocks and herds of sheep and cattle slaughtered everywhere. So I chastised a great multitude of men and women with the lash of starvation and, alas! was the cruel murderer of many thousands, both young and old, of this fair people."

Traté a los habitantes nativos del reino (de Anglia) con una severidad irracional. Oprimí cruelmente a nobles y campesinos y esclavos; injustamente desheredé a muchos, y causé la muerte de miles por medio del hambre y la guerra, sobre todo en Yorkshire .... Con furia rabiosa, como un león enfurecido llegué hasta los ingleses del norte, y ordené que debían ser quemados a la vez sus casas y cultivos junto con todas sus herramientas de cultivo y equipos, junto al mobiliario; y sus grandes manadas y rebaños de ovejas y vacas fueron sacrificados y quemados en todas partes. Así castigué a una gran multitud de hombres y mujeres con el azote del hambre y, ¡ay! fui el cruel asesino de muchos miles y miles de personas, tanto jóvenes como mayores, de este pueblo inocente.
Este pequeño extracto de un historiador medieval nos acaba de ofrecer casi una fotografía de la brutalidad con la que los reyes medievales solucionaban sus problemas de conquista, pero existe una diferencia fundamental entre las dictaduras modernas y éstas del pasado. Los sajones que habitaban la Inglaterra de 1056 no pudieron evitar la invasión de los normandos, y por lo tanto como pueblo vencido no podían ver con buenos ojos a los invasores. Guillermo, el rey que los conquistó tuvo que sofocar rebeliones aquí y allí por toda Inglaterra. Una de las más virulentas fue la de York. Aquí hemos leído una visión de cómo el rey, que reinó a caballo recorriendo Inglaterra, trató el problema.

También Stalin y sus bolcheviques realizaron durante su mandato su operación de exterminio sobre Ucrania. Lo podemos llamar genocidio porque por su envergadura, objetivos y métodos, así se enmarcan en la definición de genocidio que dio la convención de la ONU de 1948.

Yosif Stalin (1878-1953) se propuso acabar con "el problema del campesinado" en Ucrania deduciendo que muerto el perro se acabó la rabia, y que al exterminar al campesinado acabaría también con la resistencia nacional ucraniana contra su régimen bolchevique totalitario. Utilizó la hambruna como instrumento para sojuzgar al pueblo ucraniano. Asesinar a todo un pueblo costando diez millones de muertos fue la estrategia elegida por los bolcheviques.

Bien, hasta aquí no vemos mucha diferencia entre Guillermo el Conquistador y Stalin, pero Stalin dio un paso más en el terror cuando éste ya no es empleado como medio de exterminar y atemorizar a los oponentes, sino como instrumento para dominar masas de personas que son perfectamente obedientes.

El terror, como hoy lo conocemos, ataca sin provocación previa, y sus víctimas son inocentes incluso desde el punto de vista del perseguidor. Este fue el caso en la Alemania nazi cuando se desencadenó el terror contra los judíos, es decir, contra personas con ciertas características comunes que eran independientes de su conducta específica. En la Rusia soviética, según Hannah Arendt en sus orígenes al totalitarismo los hechos, desgraciadamente, resultan muy claros. Por un lado, “el sistema bolchevique, a diferencia del nazi, jamás admitió teóricamente que pudiera practicar el terror contra personas inocentes, y aunque, a la vista de ciertas prácticas, esta posición pudiera parecer hipócrita, constituye toda una diferencia. La práctica rusa, por otro lado, se muestra aún más «avanzada» que la alemana en un aspecto: la arbitrariedad del terror ni siquiera es limitada por la diferenciación racial, y como las antiguas categorías de clases han sido desechadas desde mucho tiempo atrás, cualquiera en Rusia puede convertirse repentinamente en víctima del terror policíaco”.

No nos interesan aquí las últimas consecuencias de la dominación por el terror —es decir, que nadie, ni siquiera el ejecutor, puede estar libre de temor—; en nuestro contexto nos referimos simplemente a la arbitrariedad por la que son elegidas las víctimas, y para esto resulta decisivo que sean objetivamente inocentes, que sean elegidas sin tener en cuenta lo que puedan haber o no haber hecho.

A primera vista puede parecer que se trata de una tardía confirmación de la vieja teoría de la víctima propiciatoria, y es verdad que el que sufre el terror moderno muestra todas las características de la víctima propiciatoria; es objetiva y absolutamente inocente, porque no ha hecho ni dejado de hacer nada que tenga relación alguna con su destino.

Veremos como la diferencia estriba en esta última palabra: “oponentes” decía al principio. Para el totalitarismo moderno no es necesario ser oponente: simplemente con existir puedes ser víctima propiciatoria. Origen

i Orderic Vital u Ordericus Vitalis, (1075 – c. 1142) fue un cronista anglo-normando que escribió una de las grandes crónicas de Normandía e Inglaterra en los siglos XI y XII.

Su obra, la Historia Ecclesiastica, fue una historia general de su época, centrada al principio en la abadía de Saint-Évroult, para luego tratar la historia de Francia desde época carolingia, la conquista normanda de Inglaterra, así como otros muchos aspectos de la historia general medieval (sobre el Papado, los normandos en Sicilia y Apulia, la Primera Cruzada y los primeros reyes normandos de Inglaterra). Fuente – Wilkipedia -

Bibliografía
Hannah Arendt, Los orígenes del totalitarismo, Título original: The origins of the totalitarianism © 1951, 1958, 1966, 1968, 1973, Hannah Arendt Editor: Harcourt Brace Jovanovich, Inc., Nueva York Versión española de Guillermo Solana © Grupo Santillana de Ediciones, S. A., 1974, 1998
BBC The history if the Kings and Queens of England puede tambien verse en youTube http://youtu.be/IIh_7gEDr-w


Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

1 comentarios :

  1. La gratuidad en las agresiones de los poderosos marca la diferencia; cuando la excusa es la existencia de urnas, papeletas, y votaciones...la opresión se convierte además en perversión.

    ResponderEliminar