"Me casaron cuando tenía 12, nunca he sido feliz": círculo vicioso del matrimonio infantil en África

Las niñas en el África subsahariana se casan esperando una vida de amor y prosperidad, pero en lugar de ello son víctimas de la pobreza y la violencia doméstica.


"No estaba lista para el matrimonio, pero la pobreza me empujó a ello", confiesa Chimwemwe a Agnes Odhiambo, investigadora de la división de derechos de la mujer de Human Rights Watch, agregando que "nunca me he sentido feliz en mi matrimonio. Nunca he visto el beneficio de estar casada". Chimwemwe, que vive en la república de Malaui, sureste de África, fue entregada en matrimonio, en contra su voluntad, a los 12 años.
"Como muchas chicas que he entrevistado en Sudán del Sur, Tanzania y Malaui, esperaba una vida de amor y prosperidad, pero en lugar de ello sufrió la pobreza y la violencia a manos de su marido", cuenta Agnes Odhiambo en su informe para Human Rights Watch sobre el azote del matrimonio infantil en África. "Una de cada dos muchachas en Malaui se casa antes de cumplir los 18 años", sostiene.
El caso de Chimwemwe es algo habitual en el África subsahariana, donde una de cuatro niñas se casa antes de alcanzar los 18 años. A nivel mundial, 17 de los 20 países con las tasas más altas de matrimonio infantil son africanos.

"No quería casarme, pero me vi obligada a hacerlo. Viví con mi marido y quedé embarazada. Durante el embarazo mi marido me pegaba hasta que perdí el bebé", confiesa otra niña de Malaui, de 15 años, entrevistada por Odhiambo. "Tras enterarse de ello, mi padre vino a llevarme", relata.
El padre de la muchacha confiesa que se oponía desde el principio a que su hija se casara porque esto significaba el fin de su educación: "Una vez obtenido el título, las mujeres pueden ser financieramente independiente", sostiene el hombre.
"Es un círculo vicioso de violación de derechos y desigualdad. Si no existen oportunidades para ir al colegio, las niñas se casan, y no pueden seguir con su educación. De este modo las chicas siguen siendo subordinadas, siguen siendo miembros de una sociedad invisible", añade el padre de la menor. 
Para romper este círculo, según Odhiambo, es necesario establecer por ley la edad mínima para el matrimonio y facilitar el acceso de las mujeres a la educación. Como señala la activista, existe una tendencia alentadora entre los líderes africanos, que han puesto el matrimonio infantil en su agenda, pero el progreso para poner fin a esta práctica ha sido lento. Sin acelerar los cambios legislativos, el número de matrimonios tempranos podría duplicarse para la mitad de este siglo. 
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario