Carta abierta de un capitán de Infantería al general podemita José Julio Rodríguez


El capitán de Infantería José María Martín Corrochano escribe una carta abierta a José Julio Rodríguez, que ha salido del Ejército para ir a Podemos.



Jose Julio Rodriguez, ex JEMAD y actual fichaje estrella de Podemos | EFE


Carta abierta a Julio Rodríguez del capitán de Infantería José María Martín Corrochano.


Mi General. O mejor dicho, Julio:


Todos los militares recibimos o impartimos charlas de valores militares. Hoy quiero, aunque sea en papel, impartirte una más. Quizá la última para ti como militar.

Honor, que bonita palabra, y que difícil de definir. Yo voy a intentarlo.

Honor es defender y respetar nuestra Bandera, esa que juramos -aunque tú, me imagino, prometiste- defender hasta derramar la ultima gota de nuestra sangre, y que tu compañero teniente de Alcalde de Barcelona ultrajó en el balcón del Ayuntamiento.

Honor es respetar al jefe supremo de nuestras Fuerzas Armadas, S.M. el Rey, cuyo busto metieron en una caja tus compañeros del Ayuntamiento de Barcelona; o cuyo retrato quitaron del lugar preferente que por ley le corresponde; o cómo tus más cercanos compañeros de Zaragoza humillaron tratando de quitar su honroso nombre de un polideportivo.

Honor es respetar la memoria de nuestros muchos camaradas asesinados por la ETA, y con cuyos palmeros gobiernan tus compañeros de Navarra.

Honor es la divisa de nuestra querida Guardia Civil, a cuyos miembros, tu compañero Alcalde de Cádiz, permitió, con una sonrisa en sus labios, llamar "hijos de puta" en un acto publico.


Honor es la lágrima callada de las familias de nuestros camaradas fallecidos en misiones internacionales, en las que tú, a pesar de llegar a General, no tuviste la suerte de participar, ya que alguien debía quedarse cuidando los despachos.

Honor es jugarse la vida contra piratas en aguas somalíes, aunque el que tuviese potestad para ordenar actuar contra ellos prefiriera el silencio, o quizás el diálogo.

Honor es morir en aguas del Atlántico, vistiendo el honrado uniforme del nuestro querido Ejercito del Aire, del que tú has decidido desprenderte para vestir la mas cómoda camisa vaquera.

En fin, el Honor es eso que cuando se pierde, ya no se recupera.

Quizás te parezca pretencioso que un pobre Capitán quiera dar hoy esta lección de moral, pero que sepas que hacerlo ha sido para mi todo un Honor.

No quiero acabar sin recordarte el lema que aprendí hace más de treinta años en mi querida academia de Talarn, y que un político, como tú eres ahora, ordenó quitar de nuestro monte Constampla:

A ESPAÑA SERVIR, HASTA MORIR.

Atentamente
José María Martín Corrochano
Capitán de Infantería
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

3 comentarios :

  1. Se puede morir por la patria cuando esta tiene unos gobernantes que son fieles a unos principios y respetan las leyes,pero creo que no es este el caso,nuestros gobernantes no son dignos de recibir honores,salvo que la justicia tanto la militar como la civil sean justas y creo que por ahora no lo son.

    ResponderEliminar
  2. ufff, honor y orgullo..
    pues lee capitán, yo serví en tu ejercito, el mismo año del golpe de estado...eltejerazo.
    No fue nada honorable tener unos mandos alcohólicos con tu misma graduación.
    de lo que estoy orgulloso, fue de salir absuelto de un consejo de guerra,
    por insubordinación a un superior...gilipollas.
    vienes aquí con pistolitas de agua.
    ahhh y lo que mas os gustaba, entrar de servicio en cocina,<
    paaa cambiar de coche con el ladronicio.

    ResponderEliminar
  3. Estos gobernante han sido siempre fieles a España y a los españoles y siempre lo serán y dispuesto a dar su sangre por por ella y mantenerla unida, cosa que los comunistas siempre habéis intentados romper y destrozar.-

    ResponderEliminar