POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

El miedo y la ambición personal son más fuertes que la justicia, por @jsobrevive


Después de unas semanas a vueltas con la sentencia del juicio contra Urdangarín y la Intanta, entre otros, por los casos Noos y Aizoon parece que se suceden los acontecimientos judiciales para que unos se superpongan sobre los otros, a sabiendas de nuestra nula memoria. Llega la sentencia con el asunto de las tarjetas Black y nosotros, como vivimos a golpe de noticia efectista, sustituimos en nuestro cerebro a unos culpables por otros. Y todavía quedan los Pujol y los ERE y...no sé cuántos cientos de cosas más.


Pero si hay alguna conclusión que se puede sacar de todo esto es que la igualdad ante la ley no existe en España, ni está ni se la espera. Yo no sé de leyes, pero sí de lógica, o por lo menos pretendo utilizarla de vez en cuando. Y mi lógica, que a lo mejor es una lógica ilógica, no entiende la sentencia a Urdangarín, no entiendo que se pueda ir tranquilamente a su casa y sin fianza, con una pena de seis años de prisión. Y mi lógica tampoco entiende que ninguno de los miembros de la familia Pujol esté en la cárcel, o los de los ERE, o los de cientos de cosas más.


Tampoco entiendo, porque no me parece lógico, que etarras con varios asesinatos a sus espaldas estén tranquilamente en la calle. Entiendo que todo esto podría ser incluso legal, pero no es justo, no es de justicia. Tampoco es justo el descaro con el que se nos trata a los españolitos de a pie, porque se nos trata como a tontos soltando frases tan rimbombantes como las que sueltan los responsables políticos tales como "respeto a las decisiones judiciales".


La justicia no es un ente abstracto, en la justicia hay jueces, hay fiscales y hay abogados. La justicia está compuesta por personas, hijos cada uno de su padre y de su madre. Con sus filias y con sus fobias, con su familia y con sus ambiciones personales. Personas no infalibles, por supuesto, personas que, o no cumplen bien con su trabajo o que no se les deja cumplir bien. Personas que en función a quien tengan sentado en el banquillo de los acusados actúan de una forma u otra. ¿Respeto por las decisiones judiciales? Sí, claro, cuando las decisiones judiciales tengan el mismo respeto para todos.


Como decía aquel, o todos iguales o rompemos la baraja.

No hay comentarios: