#VistoEnRedesSociales: Lección de un padre “capitalista” a su hija “comunista”

  

 
Una estudiante universitaria cursaba su último año de sus estudios. Como suele ser frecuente en algunos medios universitarios, la joven pensaba que era comunista y, como tal, estaba a favor de la distribución de la riqueza.

Tenía vergüenza de su padre, un empresario exitoso. Él era de capitalista y estaba en contra de los programas socialistas. La mayoría de sus profesores le habían asegurado que la de su papá era una filosofía equivocada.

Por lo anterior, un día ella decidió enfrentar a su padre. Le habló del materialismo histórico y la dialéctica de Marx tratando de hacerle ver cuan equivocado estaba al defender un sistema tan injusto.

En eso, como queriendo hablar de otra cosa, su padre le preguntó: -¿Cómo van tus estudios? -Van bien -respondió la hija, muy orgullosa y contenta-. Tengo promedio de 19, hasta ahora. Me cuesta bastante trabajo, prácticamente no salgo, no tengo novio y duermo cinco horas al día, pero, por eso ando bastante bien, y voy a graduarme en tiempo.

Entonces el padre le pregunta: -Y a tu amiga Melisa, ¿Cómo le va? La hija respondió muy segura: -Bastante mal, Meli no pasa porque no alcanza el 10, apenas tiene 8 de promedio. Pero ella se va a bailar cada semana, pasea, fiesta que hay está presente, estudia lo mínimo, y falta bastante… no creo que se reciba este año.

El padre, mirándola a los ojos, le respondió: – Entonces habla con tus profesores y pídeles que le transfieran 2 puntos de los tuyos a ella. Esta sería una buena y equitativa distribución de notas, porque así ella tendría 10 y se graduarían juntas.

Indignada, ella le respondió:

- ¡¿Estás borracho?!

- ¡Me rompo la madre para tener 9 de promedio!

- ¿Te parece justo que todo mi esfuerzo se lo pase a una vaga, que no se esfuerza por estudiar?

- Aunque la persona con quien tengo que compartir mi sacrificio sea mi mejor amiga… ¡¡No pienso regalarle mi trabajo!!

Su padre la abrazó cariñosamente y le dijo:

- ¡Hija, bienvenida al capitalismo!

Moraleja: Todos somos rápidos para repartir lo que es ajeno. Este mensaje es muy cortito, tremendamente claro y se aplica 100% a nuestra realidad social.*

El pensamiento es de A.Rogers (1931) quien sostiene que:

“El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a otra persona.”

Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso… mi querido amigo…..es el fin de cualquier nación. No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola.

Si no estás de acuerdo, no lo pases. Como estoy de acuerdo lo paso. No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética… Lo que más me preocupa es el silencio de los demás…
Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación, editado por la sociedad civil, que aspira a convertirse en referente de la derecha política española.

2 comentarios :

  1. Será también en una clase donde por ser hijo de quién eres tienes un 10 directamente, si haces trampa en los exámenes no sólo sales impunes si no que te dejan seguir haciéndolo; mientras a los demás les tienen totalmente vigilados... Si es que por hacer analogía, puedes hacer analogía de toda la situación, no sólo de lo que te interesa.

    ResponderEliminar
  2. Aquí va la segunda parte de la historia:

    ....
    Padre: Así que, hija, tú deberías de ser de derechas, porque la redistribución de la renta implica dividir la suma de las notas que saquéis en tu clase entre todos los alumnos. Y eso os perjudicaría a los que estudiáis y regalaría puntos a los que no estudian

    Hija: Papá, tú llevas toda la vida trabajando y no has podido estudiar ni te ha quedado tiempo para leer. Así que es normal que no conozcas el motivo de la redistribución de la renta: la relación capital-trabajo. Te lo voy a explicar con un ejemplo.

    "En una clase de universidad hay 500 alumnos y 500 bolígrafos. Pero 50 alumnos tienen 300 de esos bolígrafos. Hay otros 200 alumnos que poseen los 200 bolígrafos restantes, y los otros 250 alumnos no tienen bolígrafo. En cada examen, los alumnos que poseen varios bolígrafos los alquilan a cambio de dos puntos de la nota que saque quien use el bolígrafo.
    Así, hay alumnos que, sin estudiar nada, sacan mucha más nota que los alumnos que se esfuerzan al máximo. En esta clase los bolígrafos serían el capital y el estudio es el trabajo. Y la redistribución de la renta sería buscar un reparto más justo de los bolígrafos."

    Padre: No sé si lo he entendido bien hija, tu ejemplo es mucho más difícil.

    Hija: ¡Claro que es más difícil! Por eso van a intentar engañarte con reducciones simplistas que obvian la complejidad de la realidad, con el fin de que pienses en contra de tus propios intereses. ¿Por qué crees que las personas más ricas son personas que no dan palo al agua y se dedican a especular con lo que es de todos o a explotar a sus trabajadores en países del tercer mundo? ¿Por qué crees que crece la desigualdad entre los ricos y trabajadores como tú que no paráis?

    Padre: Pues es verdad, no es tan simple todo. Yo llevo toda la vida trabajando y ahora gano menos dinero y en peores condiciones. Tu hermana no ha parado de estudiar y está fuera en un trabajo mal pagado, y tu tío es un currante de toda la vida y ahora está en el paro.

    Hija: La redistribución de la renta es devolver a la gente lo que es de todos, es avanzar hacia una sociedad más justa. Es el modelo de la Europa social que tanta prosperidad y convivencia ha traído. Es el modelo de los países nórdicos que son la envidia de todo el mundo. Es el modelo que quieren destruir los que prefieren un modelo tercermundista donde nadie pone límite a los poderosos.

    ResponderEliminar