#DecíamosAyer: Mi querida España, por @jsobrevive


Cada día que pasa estoy más alucinado, sorprendido, enojado y preocupado con todas las cosas que están pasando a mi alrededor, con las cosas que están pasando en España. Lo que leo, escucho, veo o presiento no me gusta nada, pero es que no me gusta nada porque creo que venga quien venga a gobernar lo va a consentir. No se puede decir, no se puede hablar y no se puede pensar, cuando cometes alguna de esas barbaridades eres juzgado, criticado, insultado, humillado e incluso vejado.


Decía el otro día Fernando Sánchez Dragó en un artículo que él se sentía más libre hace cuarenta años; al momento fue criticado, insultado y humillado por miles de personas a través de redes sociales que lo único que consiguieron fue darle la razón. No se puede decir según que cosas, ni emitir una opinión no acorde con el pensamiento único porque serás masacrado. Y ante estas masacres no puedes siquiera contestar o argumentar porque aparte de insultado y amenazado la única respuesta que obtendrás es una comparativa. "Más hacían los otros..." "El otro robó tanto y ahora tú criticas a este..."


En fin si les diéramos la razón esto querría decir que el mal estaría justificado con mal por si mismo, esto es ellos tienen todo el derecho a hacer el mal porque consideran que con ellos se ha hecho siempre el mal. Lo que ha venido a llamarse toda la vida el ojo por ojo, la venganza. Pero lo peor de todo es que es un ojo por ojo y una venganza de algo que muchos de ellos ni siquiera han sufrido, muchas veces por una simple cuestión de edad.


En estos días el profesor de mi hija pequeña, diez años, les ha dicho en clase que es un votante de Podemos y un admirador de Pablo Iglesias. No entiendo muy bien el valor lectivo de esa frase, más bien lo entiendo como una mera consigna educativa y dogmática. Mis hijos no van al colegio a educarse, van a aprender, para educar a mis hijos ya estamos sus padres y yo no permito que nadie de fuera lo haga por mi; menos todavía un profesor de la absoluta confianza de mi hija. Este hombre está aprovechándose de esa confianza para lanzar un mensaje totalmente adoctrinador. Pero esto me parece mal, no sólo porque sea de Podemos, me parecería mal que lo hiciera un profesor de cualquier ideología política.


Ante mi denuncia de esto por redes sociales he recibido innumerables faltas de respeto tachándome de mal padre y enviándome mensajes de lástima hacia mi hija por ser yo su padre. Es surrealista la absoluta manipulación y sectarización que existe en España, me parece triste y preocupante. No entiendo el que no se tenga respeto por algo tan delicado como la preocupación de un padre por lo que le pasa a su hija en el colegio y por la educación y valores que pretende, libremente, que un niño adquiera porque le parecen los más adecuados.


España es mi casa, es mi nación y es mi tierra, pero siento una gran pena. Siento una gran pena porque me encuentro completamente desubicado y maltratado en un país cada vez más intransigente. Un país donde vencen los dogmas políticos en lugar del respeto a las personas, un país donde sólo se tiene en cuenta al diferente que entra en lo catalogado como políticamente correcto. Me siento apenado de un país en el que una mujer, conocida mía de redes sociales, se quejaba de la falta de atención que había recibido de organismos públicos, mientras los inmigrantes vienen de fuera y se les da pisos recién amueblados y un sueldo sin más. Un país de cartón piedra en el que no recibes más que zancadillas cuando necesitas recurrir a algún servicio público. Un país que se ha convertido en el típico quiero, pero no puedo o quiero, pero no me atrevo. Un país en el que el papel lo aguanta todo pero la realidad es bien distinta. Un país donde el ciudadano de primera o de segunda ya no sólo se diferencia en los ingresos, o donde ha nacido, o si es hombre o mujer, ahora también se diferencia entre ciudadano de primera o segunda por el pensamiento.


Mal futuro le veo a esto, y lo dice un optimista, esto es como una olla a presión a punto de estallar y cuando estalle, que lo hará, no me gustaría que me pillara la onda expansiva ni a mi ni a los míos. Desde ahora esa va a ser una de mis prioridades.

Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación, editado por la sociedad civil, que aspira a convertirse en referente de la derecha política española.

1 comentarios :

  1. Absolutamente de acuerdo en todo con usted.Que pena de España, mal camino lleva si seguimos asustados y dando la razon o callando ante srmejante gentuza que parece que ela qu prima

    ResponderEliminar