POLÍTICA

[Política][bleft]

SOCIEDAD

[Sociedad][bsummary]

FIRMAS INVITADAS

[Firmas%20invitadas][twocolumns]

Craig Strickland y otras muertes absurdas del rock

Craig Strickland y otras muertes absurdas del rock
Comenzamos por el propio Craig Strickland, de 29 años y componente del grupo de country Backroad Anthem. Junto con un amigo tuvo la tonta ocurrencia de salir a cazar patos a un lago del norte de Oklahoma en mitad de una tormenta invernal (una corriente de frío recorre el cuerpo con solo pensarlo). Por lo visto, la barca en la que iban volcó. El cadáver de su compañero de aventuras, Chase Morland (que fue quien avisó de la expedición el 26 de diciembre a través de un tuit-, fue encontrado el lunes de la pasada semana, mientras que el del músico acaba de aparecer tras intensas búsquedas.


Jeff Buckley
Un caso parecido al anterior fue el de Jeff Buckley, el inmortal autor del disco «Grace». El 29 de mayo de 1997 se encontraba en Memphis para continuar la grabación de su segundo disco, el que terminó siendo su póstumo «Sketches for My Sweetheart the Drunk». Sin embargo, se perdió por el camino, y llegó hasta el río Wolff. Iba acompañado por su roadie Keith Foti. En una decisión poco inteligente, decidió meterse en el agua mientras su compañero le grababa cantando. Así, se internó en las turbulentas aguas mientras cantaba «Whole Lotta Love», de Led Zeppelin. De repente, pasó un barco que se lo llevó por delante. Su cuerpo apareció cinco días más tarde.



Randy Rhoads
Ha pasado a la historia como uno de los mejores guitarristas del rock, pero su carrera se vio frustrada el 19 de marzo de 1982por un accidente estúpido. Tenía 25 años. Ozzy Osbourne era un gran admirador suyo, y le contrató para acompañarle en su carrera en solitario, tras abandonar Black Sabbath, y él mismo cuenta en su autobiografía cómo, en una parada durante una gira, y mientras dormía en el autocar en el que viajaban, le despertó un tremendo golpe en el techo del vehículo. Era la avioneta en la que viajaba Randy Rhoads, cuyo piloto decidió hacer un vuelo rasante para asustar a los miembros de la banda. El caso es que el muchacho tenía bastante miedo a volar, y solo lo hizo para sacar unas fotografías. También viajaba en el aparato la maquilladora del grupo y el que estaba a los mandos, que por lo visto había consumido cocaína antes del viaje. Para Ozzy Osbourne fue un duro golpe, literal y simbólicamente.



Terry Kath
Otro gran guitarrista, y puede que sea el músico que se lleve la palma en cuanto a palmarla de forma idiota. Terry Kath pertenecía al grupo Chicago, pero también tenía otra afición, las armas de fuego. El 23 de enero de 1978 se oyeron sus últimas palabras, «tranquilos, está descargado», mientras acercaba a su cabeza una pistola automática 9 mm.



Dennis Wilson
Terminamos con otra muerte acuática. El batería de los Beach Boys, hermano de Brian y Carl, primo de Mike Love y único surfero auténtico de la banda. El 28 de diciembre de 1983 se lanzó al agua de Marina del Rey para recuperar los objetos de su novia, Collen Mc Govern, que anteriormente había lanzado presa de la ira y de la borrachera. El agua estaba helada, y tras su última zambullida, ya no volvió a salir con vida. Durante un rato, sus compañeros del yate pensaban que se trataba de una broma.

No hay comentarios: