Financiando la vida en lugar de la muerte, por @jsobrevive



"El presidente, no es ningún secreto, ha dejado muy claro que es un presidente pro-vida", dijo a periodistas el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, en su primera reunión informativa diaria.


"Él quiere defender a todos los estadounidenses, incluyendo a los que no han nacido, y creo que el restablecimiento de esta política no es sólo algo que hace eco de ese valor, sino que también respeta la financiación de los contribuyentes".


(CNN en español)


Para todos los que estamos totalmente en contra del aborto esta es una medida que aplaudimos y por la que ya vale la pena que Trump sea presidente de los Estados Unidos. Restringir la financiación a la industria abortiva y dedicar todo ese dinero (más de 500 millones de dólares) a la asistencia de familias necesitadas y a la planificación familiar es una noticia extraordinaria y además muy necesaria.


Existe una rara mentalidad en Europa de hacer exactamente lo contrario. Aquí en Europa se asocia muerte con libertad, es decir, fomentar el aborto y la eutanasia se considera como algo progresista y que fomenta la libertad del individuo. No entiendo qué clase de libertad se consigue acabando con la vida de un hijo antes de que nazca o fomentando la muerte de un familiar, o la propia, antes de intentar por todos los medios que se aferre a la vida. Al final se acaba consiguiendo que se utilice el aborto como un método anticonceptivo y la eutanasia como un excelente sistema de ahorro a la sanidad pública.


Son unas medidas económicas sin más y para conseguir que esas medidas la gente las vea con normalidad e incluso las apoye, se las vende como logros individuales y como rasgos de una mayor libertad. Si nosotros mismos no somos capaces de pelear con todas nuestras fuerzas por nuestra vida, o por la vida de los nuestros, no sé exactamente contra qué vamos a ser capaces de luchar. Con esa mentalidad nosotros mismos nos estamos convirtiendo en unas simples cuentas de explotación, en seres válidos mientras seamos productivos únicamente. De ahí la pérdida de valores tan preocupante a la que estamos asistiendo a nuestro alrededor.


Estamos convirtiendo partes fundamentales de la vida de un individuo, la concepción o la lucha contra una enfermedad, en algo demasiado simple. En un problema con el que se acaba con una medida tan drástica como la simple eliminación. ¿Que un hijo llega en un momento inoportuno por motivos laborales o personales? Se le elimina. ¿Que una enfermedad propia, o de algún familiar, se alarga más de la cuenta? se le elimina. Si ante eso se toman medidas tan "simples" pocas cosas más habrá en la vida que importen, excepto ganar más dinero o tener una casa mejor.


Lo natural pierde ante lo artificial, la vida ante la muerte, la familia ante el individualismo. Los núcleos familiares son cada vez más reducidos y eso provoca que podamos permitirnos unas vacaciones mejores, o un mejor coche, pero no una mejor vida o más plena. Nos están convenciendo con algo demasiado peligroso, la felicidad se consigue con lo material. Cualquier cosa que entorpezca esa "plenitud" no es más que un estorbo,ya sea un hijo o un familiar demasiado enfermo. Curiosamente los adelantos en la medicina cada vez son mayores, pero probablemente demasiado caros como para alargarlos en el tiempo. Las "cargas familiares" son estorbos en el individualismo reinante, el aborto o la eutanasia son soluciones rápidas y económicas. No son más que una forma de que la cuenta de explotación tenga números en positivo, la propia, la empresarial o la estatal.

Share on Google Plus

About El Diestro

El Diestro es el primer medio de comunicación editado por la sociedad civil. Somos el referente de la derecha política española.

0 comentarios :

Publicar un comentario