martes, 10 de enero de 2017


El pasado Domingo debió haber un apasionante cara a cara en el programa de Jordi Évole entre Albert Rivera y Pablo Iglesias, digo debió haber porque yo hace mucho que no veo ese programa. No lo veo por dos motivos, el primero por su claro sectarismo y partidismo y el segundo porque me parece casi ridículo que el señor Évole ponga el grito en el cielo porque el día 12 de Octubre, día de la Fiesta Nacional, la televisión pública española pusiera en todos sus canales la bandera de España durante todo el día. Se quejó Évole de que lo hicieran también en un canal infantil y en horario infantil. Esta queja es vergonzosa por dos motivos, la bandera española no hace ningún daño a nadie y menos a un niño, no debe fijarse, el señor Évole, en la basura que ponen en el canal de televisión para el que él trabaja en horario infantil.

Volviendo al asunto del debate sólo vi un par de minutos de Iglesias en uno de los cambios de canal y fue en lo referente a Otegui y al acercamiento de los presos etarras a Vascongadas, sobre estos asuntos decía Iglesias que no estaba justificado que Otegui siguiera en la cárcel y que las familias de los presos etarras no tenían que ser castigadas también por delitos no cometidos por ellas.

En cuanto al tema de los familiares lo que si que es un castigo para una familia es tener que visitar a un familiar en un cementerio porque un sinvergüenza le ha puesto una bomba o le ha pegado un tiro por la espalda. La verdad es que las circunstancias de ese sinvergüenza y de sus familiares a partir de ahí me importan bastante poco, mientras el asesino cumpla en la cárcel la pena que tiene que cumplir. A los familiares de etarras, normalmente, les importa bastante poco la situación en la que hayan quedado las familias de las víctimas con lo que a mi las circunstancias de ellos me importan poco, o nada.

En cuanto al asunto de Otegui debe estar Iglesias bastante desesperado con sus opciones en las elecciones del día 20 de Diciembre porque vuelve a asomar otra vez su verdadera patita, y no la de la mentira. El discurso que ha estado utilizando últimamente es el de negar la mayor, ya no era ni comunista, ahora ya le da igual porque lo que si que tiene claro es que va a ser diputado, ya vuelve a decir la verdad otra vez: se lleva bien con los pro-etarras, le gustan. Que veintitantos miembros de su partido apoyen una manifestación a favor de la excarcelación de Otegui y el suelte la perla de ayer es una nueva muestra de lo que realmente son estos chicos, son la extrema izquierda totalitaria y casposa. Si se manifestaran en la calle en la televisión les llamarían "antifascistas", para mi son "ultraizquierdistas" en el peor sentido de la palabra.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada